EL AMOR ES UNA DURA EMPRESA

Soy una fábrica de cariño
a punto de cerrar
si no te empeñas en echarme de menos.

Produzco quince mil toneladas de amor a la hora:
por eso necesito exportar mis excedentes.

De lo contrario,
corro el peligro de no tener donde meterlos.
Ya sabes.

Mi corazón trabaja a destajo
y para ser rentable
es preciso que no tardes
en encargarme que te quiera.

Considérame un expendedor de deseo.
Así que si tú me lo pides,
soy capaz de no descansar
hasta que esta empresa salga a flote
y nos ponga a vivir definitivamente juntos.

Qué mejor fusión para nuestra compañía.

-Juanjo Barral

Anuncios